No es ningún secreto que la minería de datos (o el big data) es la próxima frontera que conducirá a las marcas a realizar campañas de oro, campañas altamente exitosas.

Cuando Orbitz descubrió que los usuarios de Mac gastaban más en habitaciones de hoteles que en computadores, comenzó a poner los precios de sus habitaciones en los primeros resultados de búsqueda cuando los usuarios buscaban productos Apple. Orbitz convirtió un dato de sus visitantes (el sistema operativo que utilizaban al ingresar al sitio) en un verdadero tesoro.

Sin embargo, hay una gran diferencia entre utilizar una amplia red de datos y utilizar detalles específicos cuando se trata de recopilar información de tus clientes o usuarios.

Mientras que la minería de datos es útil en el marketing directo y para entender las intenciones de un cliente específico basados en su actividad en la web, ésta no siempre funciona bien. Cuando muerdes más de lo que puedes masticar es fácil cegarse por lo detalles de tus clientes y perder de vista lo que realmente importa.

¿Por qué esto podría ser contraproducente para tu marca y para tus estrategias de marketing digital? Aquí podrás encontrar los riesgos y obstáculos a los que te enfrentas cuando conoces todo sobre tus clientes.

 

Tomado, traducido y adaptado de CMO.COM