Pareciera que la acumulación de seguidores y fans se ha convertido en una obsesión para las marcas como si se tratase de una carrera sin sentido por coleccionar más y más audiencias. Lo que realmente les debe obsesionar a las marcas es el engagement.

Anteponer la cantidad sobre la calidad no es una buena estrategia en términos de comunicación efectiva, interacción real y compromiso de los usuarios con las marcas. Lo que da peso y relevancia en el universo social media no son millones de seguidores o fans a los que potencialmente se puede llegar sino el engamenet, resumido a grosso modo como la importancia que las marcas den a sus audiencias a través de su interacción con ellas y de la entrega de contenidos de valor que cubran sus necesidades y respondan a lo que buscan.

Como ya lo hemos hablado, el content marketing es una de las herramientas más poderosas y efectivas que las marcas tienen a la mano para aumentar su engagement y convertir los números en insumos valiosos como el profundo conocimiento de los gustos y comportamientos de las audiencias que están en sus canales social media o acciones efectivas para mantener una escucha activa que permita potenciar una comunicación bidireccional con sus públicos.

Esto no quiere decir que las campañas SEM no sean positivas. ¡Sí que lo son! Y son necesarias para alcanzar objetivos de branding y para llegar a más audiencias que se convertirán en potenciales clientes. Sin embargo, las dinámicas actuales de consumo (siempre en movimiento, rápidas y hasta inteligentes) exigen que las estrategias de marketing digital den un paso más allá y evolucionen del marketing attraction al marketing retention. Y, ¿cómo se logra la retención y fidelización de los usuarios? ¡A través del engagement!

La conversación e interacción con los usuarios debería ser lo que obsesione a los directivos y no la acumulación de audiencias y públicos. El engagement debería ser la línea estratégica: los usuarios no son un premio para coleccionar en la vitrina, son el canal que permite, hoy más que nunca, humanizar a las marcas y ponerlas a alcance de su target.